Piamonte y sus tintos

Si algún día me pierdo, que sea en estas colinas. Cada vez que pienso en el primer vino que probé del Piamonte, eso que me sonaba tan lejano, tan desconocido y tan lujoso … y que no me gustó! ¿os lo podéis creer?

En esa época se mezclaban en mi cabeza sus variedades con las denominaciones, sus pueblos con las elaboraciones y es que “amici”, Italia no es nada fácil si quieres aprender de sus vinos, y no lo digo solo yo, mis amigos italianos lo corroboran.

La Morra

Desde 2014 la denominación “Paisaje vitícola del Piamonte: Langhe-Roero y Monferrato” es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Perderse entre sus colinas es un sueño para cualquier amante de los vinos. Un lugar para pasar mucho calor en verano y mucho frío en invierno, pero que en cualquier estación del año nos ofrece, no solo vinos, sino una gastronomía fascinante.

A todos nos hacen los ojos chiribitas cuando oímos nombres como Gaja, Oddero o Conterno, pero el bolsillo es el que es y para gente como nosotros, conocer Piamonte de su mano, se hace tarea imposible. Con el tiempo he ido descubriendo elaboradores que trabajan de fábula y con los que podemos conocer este bello rincón del norte de Italia.

Neive

Me podría liar la manta a la cabeza y escribir aquí una disertación sobre denominaciones, crus, municipios y variedades que darían para superar otra pandemia, pero no os voy a torturar con ello, para el que quiera, hay un sinfín de libros que dan buena cuenta de ello. Lo voy a resumir de una forma muy fácil; 3 uvas y 4 recomendaciones, esto es más leíble, ¿verdad?, pues vamos al lío.

Monforte d´Alba

Dolcetto es una variedad tinta autóctona del Piamonte, cultivada exclusivamente en esta región. El primer documento donde se menciona a la Dolcetto data del 1593 en el municipio de Dogliani, pero no es hasta 1972 que la uva obtiene su primera DOC (denominación de origen). La Dolcetto es una uva que en los años 70 y 80 se utilizaba para elaborar vino de mesa, ya que es una uva muy productiva y buena de cultivar. Es un uva con acidez baja y una dulzura (origen de su nombre) que no hay que confundir con los vinos dulces, ya que solo se elaboran vinos secos con ella. Digamos que con la uva Dolcetto se elaboran vinos para el día a día, son vinos fáciles de beber y con precios más que asequibles.

Puesto que Dogliani es su origen, os recomiendo un Dolcetto di Dogliani DOCG. Boschis Francesco, elabora un Dolcetto, denominado Vigna del Ciliegio (es el nombre que recibe la parcela de donde provienen las uvas), delicioso. Las uvas provienen de viñas plantadas en 1950 y con una media de 1.600 botellas anuales creo que es un maravilloso representante de la uva Dolcetto.

Barbera, uva autóctona del Piamonte y una de las variedades más plantadas en la actualidad en toda Italia. Por ejemplo en Lombardia la utilizan en muchas denominaciones. Esta uva se caracteriza por proporcionar vinos con mucho color, baja tanicidad y alta acidez. Son vinos con cuerpo, con recuerdos a ciruelas, los vinos elaborados con uva Barbera son vinos que acompañan de lujo a platos de pasta (debéis probar los agnolotti si algún estáis por la zona).

Brandini es una preciosa bodega y casa rural, situada en La Morra. Elaboran Rocche del Santo su Barbera d´Alba Superiore. Viticultura orgánica, mucho mimo y gran tradición detrás de estas elaboraciones.

Y llegamos a la reina de las reinas, la uva Nebbiolo. Aunque se utiliza en varias denominaciones, la relacionamos siempre con Barolo y Barbaresco. Debe su nombre a las nieblas que se forman en temporada de vendimia en la zona. Es una uva complicada, de maduración tardía, que necesita mucho sol. Podemos encontrar a la Nebbiolo plantada en alturas que oscilan entre los 250-450 m.s.n.m. Madura tarde, pero brota pronto, es muy difícil esta señorita, ya que queda expuesta a la primeras heladas de la primavera. Su alta acidez, su ligero color, su extraordinario aroma a otoño en una copa, hacen de esta uva que no supe entender en mi más tierna juventud, una de mis favoritas en la actualidad.

Si queréis conocer Barbaresco, os recomiendo Sottimano, una pequeña bodega familiar donde elaboran joyitas. Personalmente me quedo con el cru Currá, se trata de una parcela pequeña situada en el municipio de Neive. Las viñas de Nebbiolo están plantadas a una altura de 220-300 m.s.n.m.. Pero con Sottimano también podréis descubrir crus como Cottà, Pajoré, Fausoni o Basarín, cualquiera de ellos espectaculares.

Sottimano

Si queréis conocer Barolo, os recomiendo Paolo Manzone, situado en Serralunga d´Alba. Su Cru Meriame proviene de viñas de Nebbiolo de más de 70 años. 38 meses de crianza en total, 24 de ellos en barricas grandes de roble de Eslavonia y parte en toneles de roble francés. Son vinos elaborados para permanecer en el tiempo, la uva Nebbiolo necesita transformar esa acidez tan aguda en taninos, estructurarse y convertirse en una auténtico placer.

Toneles de roble de Eslovenia y el gran Paolo Manzone
Barricas de roble francés
Cata en Paolo Manzone

Somm Experts

Un comentario en “Piamonte y sus tintos

  1. Enhorabuena. Un post muy interesante. Somos de los que todavía tenemos bastante lío con Italia. Estamos estudiando algo, pero no es lo mismo estudiarlo que vivirlo (esa cata de Paolo Manzone seguro que ayuda a fijar conocimientos). Algún día lo solucionaremos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s